miércoles, 7 de octubre de 2009

Estimado amigo ¿Desea aventurarse al mundo de la política? ¿Ingresar a aquel ecosistema lleno de Micos, lagartos y elefantes blancos? Si es así, o un amigo suyo está interesado, le aconsejo leer los siguientes puntos para ser un político colombiano perfecto:
1. Utilice amplios sinónimos y nuevas  definiciones: ¿Por qué decir que se reunió con paramilitares para hacerse elegir a la fuerza, cuando puede decir que lo hizo para “refundar la patria”? ¿Quiere negar que es amigo de un comandante guerrillero? No hay problema, diga que se reunió con aquel narcoterrorista conocido suyo solo por razones humanitarias, por la paz”.
2.  No reciba dineros del narcotráfico, o si lo hace, recuerde, “fue a sus espaldas”. Usted va a estar demasiado ocupado organizando todos los asuntos de su campaña, dando entrevistas, visitando invasiones que nunca recordará (por lo menos hasta las próximas elecciones), así  que es más que normal que se filtre uno que otro dinerito sucio. ¿Cómo puede usted saber que quien le aportó sea un traqueto? Si es el caso, usted es la víctima, fue asaltado en su buena fe.
3. No olvide a sus familiares y amigos.  Nunca olvide a quienes lo ayudaron desde el principio, hay que ser agradecidos. Uno que otro contratico que le adjudique a un primo, un tío o un hermano, no tiene nada de malo, al contrario, es muestra del gran hombre que es.  ¿Si alguien le dio la mano para llegar al poder, no cree que es equitativo que usted le de la mano desde su curul?
4. No apoye la reelección, al menos, claro, que sea la suya.  La reelección atenta contra la democracia, afecta la institucionalidad del país y no es lo mejor para el país. Claro, esto no se aplica si es usted el que desea ser reelegido. Escuche lo que el pueblo quiere, si ellos claman porque usted se perpetúe en el poder, haga lo que un demócrata haría: interprete a las masas según los “supremos intereses de la patria”.
5. Sea  un político cosmopolita, un ciudadano del mundo. Usted debe velar por el bienestar colectivo, así que debe traer lo mejor del mundo al país. No se preocupe por el dinero para viajar, usted tiene el derecho a usar viáticos, para eso es que se deben usar los impuestos de los ciudadanos: para que políticos honestos viajen alrededor del planeta rescatando lo mejor de las culturas desarrolladas para luego aplicarlo a la nuestra.
¿Necesita más consejos? No olvide visitar regularmente los lugares en donde la sabiduría de los políticos más honorables se respira en un ambiente de reflexión: Las cárceles del país. Sea cliente permanente de los almacenes de cadena (hay que lograr que le hagan descuentos en las compras de mercados para la campaña), y recuerde lo que me decía un ilustre profesor “hay que prometer para meter, y después de haber metido, no cumplir lo prometido”.

1 comentarios:

Vicente dijo...

El problema de la política no se arreglará hasta que esta gente cobre por objetivos.
Me explico
Que cobren lo que cualquier colombiano medio, eso es para que no les falte el dinero con que poder dar de comer a su familia.
Después, que se asignen el dinero del sueldo, ahi ya el que quieran cobrar, como si de grandes futbolistas se tratara.
Por supuesto objetivos a un año.
¿Han conseguido los objetivos, las promesas cumplidas de ese año?
¿Han cumplido los pagos con las gentes, con las obras, con todo?
Entonces si, cobren la prima correspondiente y a por el objtivo del segundo año.
Que no lo han conseguido.
Entonces no queda más remedio que cambiar al entrenador..digo al político, que se vaya a su casa y que dimita o sea cesado, me da igual la fórmula, pues si no es capaz de cumplir en un año los objetivos, menos será de cumplir en todo su mandato.
Yo cuando voto a alguién es para que cumplan las promesas.
Porque las palabras no tienen que ser solo palabras..tienen que convertirse en hechos.
Saludos desde España